ER Diario
07/10/2019

AUH: De beneficiarios a endeudados

Un informe del Centro de Estudios de la Facultad de Económicas da cuenta del impacto de la pobreza y la indigencia en los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Por Exequiel Flesler

El Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas (CIEFCE) de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) elaboró un nuevo informe de coyuntura denominado “Pobreza e indigencia en la Argentina: autogeneración, reproducción y perpetuación”. El mismo fue escrito por Claudio Coronel, Andrés Dapuez, Lic. Ezequiel Orso, Mgter. Juan Carlos Sabogal.

El texto, centrado en el periodo que comprende la Administración Macri, da cuenta del incremento de la pobreza y la indigencia en el territorio nacional. Menciona: “la pobreza en la Argentina ha alcanzado en el primer semestre del 2019 al 35,4 % de las personas y la indigencia 7,7 %, es decir, aproximadamente 15.908.304 y 3.460.280 de personas, respectivamente. Estas cifras significan que, si se compara el primer semestre de 2016 con este dato, se «generó» un incremento de la pobreza equivalente a 13 puntos porcentuales y de 1,6 para el caso de la indigencia”.

 

Pensiones: De beneficiarios a endeudados

“Durante la actual gestión, las pensiones han sufrido un cambio cualitativo. Ahora con las mismas se puede adquirir deuda ante ANSES a tasas similares a la inflación. La cantidad de créditos pedidos y otorgados a las beneficiarias de AUH llegó en junio al 92% de las asignaciones totales. Los préstamos van desde 1.000 a 12.000 pesos. El endeudamiento de esta población venía creciendo desde 2017 y desde marzo viene creciendo hasta alcanzar 2,5 millones de pedidos de nuevos créditos. El acumulado de los mismos es de 3,6 millones de créditos sobre 4 millones de Asignaciones Universales por Hijo. La carga de las deudas se estima en 4,5 veces el valor de la pensión”, definen en el núcleo conceptual del informe.

 

Análisis

“El errático desempeño de la economía argentina, y políticas públicas implementadas, lejos se encuentran de erradicar las situaciones de pobreza e indigencia”, dicen en el escrito y explican: “Años de estancamiento, sumados al reciente conjunto de políticas macroeconómicas que redistribuyeron regresivamente el ingreso y generaron una importante retracción económica en la mayoría de los sectores productivos del país, han producido una aceleración de la aparición de nuevos pobres e indigentes, no solo por la pérdida de puestos de trabajo de calidad, sino también por el incremento considerable del costo de vida”.

La Implementación de la Asignación Universal por Hijo para la Protección Social (AUH) si bien aparece como un medio para reparar los daños que políticas de ajuste «neoliberales» habían provocado sobre los sectores más postergados, termina hoy en día teniendo un alcance y una permanencia preocupantes”, analizan.

En el periodo pos convertibilidad, desde el CIEFCE marcan tres momentos. El primero, hasta 2011, de crecimiento. Desde ese año hasta 2015 de estancamiento. Y desde 2015 hasta la actualidad el péndulo se orientó hacia la otra dirección: “se modificó la orientación de las políticas económicas con consecuencias negativas que agravaron el cuadro macroeconómico”.

Las consecuencias de la crisis económica “golpean con más crudeza a aquellos que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad socioeconómica o que, sin estarlo, se encuentran próximos a ellas”, marcan.

“Entre el 2004 y el 2015, el poder de compra de los salarios creció —estimativamente— un 27 %, las políticas macroeconómicas aplicadas con posterioridad a 2015, lo han deprimido, alrededor de un 17 %”, mencionan para luego graficar que lo propio sucede con la AUH: “desde su implementación en 2010 y hasta 2015 tuvo un incremento real de aproximadamente un 16 %, para luego retroceder —previo al dictado del Decreto 186/2019— más del 12 %.”.

“Desde septiembre del 2017 hasta febrero del 2019, la pérdida del poder de compra de la AUH se volvió más profunda aún que la del promedio de los salarios en la Argentina. Si considerásemos que es muy probable que el destino de ese ingreso sea, fundamentalmente, la adquisición de alimentos”, apuntan y ponen de relevancia que la magnitud del problema es aún mayor en sectores más vulnerables y postergados.

 

El Informe completo

Pobreza e indigencia en la Argentina, autogeneración, reproducción y perpetuación – Informe N 24

Entre Ríos Diario